Enviado por Comunicación P… el Mar, 05/12/2017 - 10:31

EL GLOBAL DICE:

El cribado es la asignatura pendiente del Plan Nacional contra la hepatitis C

Diez asociaciones de pacientes —entre las que se encuentra la AGP— y la Alianza para la eliminación de las Hepatitis Víricas en España (Aehve) han emitido un manifiesto en el que se demanda un plan de cribado que acompañe a la democratización del tratamiento de la hepatitis C que se acordó en el Consejo Interterritorial del pasado mes de junio. “Sería una oportunidad perdida y un error estratégico esperar a la finalización del tratamiento de todos los pacientes diagnosticados para articular un plan de cribado”, ha asegurado el coordinador de la Aehve Javier García-Samaniego. Este hepatólogo, además, ha recordado que la Estrategia Nacional para el abordaje de la hepatitis C ya estableció un cronograma mediante el cual a finales de 2017 deberían estar ya desarrolladas todas las estrategias, incluyendo la del cribado.

El cribado es la asignatura pendiente del Plan Nacional contra la hepatitis C

Sin embargo, a pesar de demandarlo, también se ha reconocido que los hepatólogos aún no tienen decidido qué cribado sería el más coste-eficiente. Existen tres modelos que están en discusión: por edad, por grupo de riesgo y un híbrido entre ambos. García-Samaniego ha expresado que cree que el mejor puede ser aquel que segmente por edad ya que “la hepatitis C es una patología que, a día de hoy, la padecen pocas personas por debajo de 35 años”. En cuanto al coste que conlleva desarrollar los cribados no se puede concretar una cifra al no tener decidido la fórmula pero García-Samaniego ha afirmado que “una prueba serológica tiene un coste de entre dos y tres euros”.

ACTA SANITARIA

La hepatitis C puede volver con fuerza si no se instaura un cribado adecuado

La hepatitis C puede volver con fuerza si no se instaura un cribado adecuado

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) y la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C de la Comunidad de Madrid (PLAFHC Madrid) han advertido de que esta patología puede volver con fuerza si no se instaura de manera generalizada un cribado adecuado, tal como determina el  href="https://www.msssi.gob.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/docs/plan_estrategico_hepatitis_C.pdf">Plan estratégico para su abordaje en el SNS, ya que la reclamación de dicho cribado figura en el manifiesto para la eliminación de la hepatitis C al que dieron lectura las entidades convocantes.

Javier Garcia SamaniegoNo morir de éxito

El jefe de la Sección de Hepatología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, el doctor Javier García-Samaniego, aclaró que la presentación de esta reivindicación se celebró tres jornadas después del Día Mundial del Sida, que se conmemora cada 1 de diciembre, para no interferir en la efeméride ni enviar mensajes duplicados a la ciudadanía. Tras esa puntualización, y en su calidad de coordinador de la AEHVE, mostró su satisfacción por contar en la Alianza con 10 asociaciones de pacientes y la suma reciente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

Seguidamente, Javier García-Samaniego se refirió al Plan estratégico de abordaje de la Hepatitis C como una historia de éxito que ya ha permitido a España ser el país de Europa que más pacientes ha tratado, al haber superado los 90.000, un acierto general que, en su opinión, es obra de pacientes y clínicos, y de la sociedad española en su conjunto.

Sin embargo, el representante del citado centro sanitario capitalino también advirtió de que se puede “morir de éxito”, ya que el Ministerio de Sanidad no está siendo lo suficientemente diligente al poner en marcha las siguientes fases del plan estratégico.

Aflorar los casos ocultos de infección

Según las cifras de García-Samaniego, hasta la fecha se ha tratado, aproximadamente, al 40 por ciento del total de pacientes que se estima que hay en España, una cifra de 90.000 sobre un total que oscila entre los 200.000 y los 220.000, por lo que restarían por ser detectados, diagnosticados y tratados una cifra aún no determinada de 100.000 a 130.000 pacientes con infección oculta.

Entre las tareas pendientes a recordar a la cartera sanitaria del Gobierno y las Consejerías de Sanidad, este hepatólogo destacó nuevas líneas de investigación y un programa de cribado mediante el cual afloren todos esos casos ocultos, ya que en su opinión, sin cribado, no hay posibilidad realista de eliminar la enfermedad. Para esta erradicación, considera necesario adelantarse al año 2020 y estrechar la colaboración entre los hepatólogos y los médicos generalistas, además de promover una prueba diagnóstica de un solo paso, para la determinación de la infección por una simple gota de sangre seca, de manera coordinada con los servicios de microbiología del Sistema Nacional de Salud (SNS), y todos los centros de salud, hospitalarios, de adicciones y penitenciarios.

García-Samaniego cree que el cribado tendrá un coste por prueba no superior a los dos euros y que el tratamiento actual por paciente representa un gasto de 6.500 a 7.000 euros, lo que permite atisbar que la hepatitis C pronto podría ser una enfermedad residual en España, especialmente con los antivirales pangenotípicos que rescatan a los pacientes que no respondían anteriormente a los tratamientos.

José María Molero

 

Mayor coordinación administrativa

El representante de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC), el doctor José María Molero, declaró que los facultativos de Atención Primaria prestarán toda su ayuda en las acciones que se deriven de los puntos recogidos en el manifiesto, sin que la realización de un cribado más o menos generalizado pueda suponer una carga de trabajo no abordable en los distintos servicios. En ese sentido, estima que lo normal sería hacer dos determinaciones serológicas al año a los pacientes en seguimiento o con sospecha de infección.

Además de garantizar  la participación activa de los médicos de Primaria para conocer los casos todavía ocultos, José María Molero pidió una coordinación administrativa más definida, que se traduzca en la incorporación del cribado a la cartera de servicios y de aquellas herramientas de promoción de la salud, y prevención de la enfermedad, que sean necesarias, ya que en su opinión, cuando existe compromiso institucional, se cumplen mucho mejor los objetivos.

Una guía olvidada

Como ejemplo de esa dejadez administrativa, este médico de familia puso el ejemplo la guía de hepatitis en Atención Primaria, tal como determina el Plan estratégico de abordaje y que, sin embargo, duerme desde hace meses en los cajones de la mayoría de las Consejerías. Igualmente existe un documento de consenso relativo a los casos con grado de fibrosis cero y uno (F0 y F1), que aconseja seguimiento ante casos potenciales de reinfección y no tanto por riesgo de cáncer hepático derivado. Además, Molero insistió, como sus compañeros de mesa, en la necesidad de incrementar en gran medida los diagnóstico tempranos, con el apoyo de Enfermería ante cualquier sospecha de infección. Concluyó con el recuerdo de que los éxitos conseguidos contra la hepatitis C no deben hacer olvidar a nadie que siguen existiendo otras hepatitis víricas a erradicar.

Álvaro Lavandeira  A viva voz

El representante de la Asociación de Hemofilia de la Comunidad de Madrid (ASHEMadrid), el abogado Álvaro Lavandeira, leyó con voz rotunda el manifiesto presentado. En el mismo se recoge la universalización de los tratamientos del virus de la hepatitis C y los retos pendientes que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece para su erradicación, con medidas que deben incluir planes concretos de diagnóstico, tratamiento y seguimiento, tal como respaldó el penúltimo Pleno del Consejo Interteritorial del SNS, que se celebró el 21 de junio de este mismo año.

De la misma forma, Álvaro Lavandeira citó el protocolo de actuaciones y el cribado que debe hacerse en Atención Primaria y los centros de adicciones, con la inclusión de la curación de los casos más leves en la cartera de servicios del primer escalón asistencial, además de controles anuales y prevención del riesgo de reinfección.

Mantener la información actualizada

En su continuación de la lectura del manifiesto, este ponente incluyó la comunicación necesaria a la sociedad en su conjunto para evitar nuevas transmisiones del virus y el estigma característico de la enfermedad, a lo que añadió que el comité de la Administración sanitaria del Ejecutivo para el plan estratégico está llamado a mantener los datos actualizados de los pacientes.

Finalmente, Lavandeira elogió el trabajo en punta de lanza que hicieron las comunidades de Madrid y Valenciana para lograr un tratamiento universal de todos los casos de hepatitis C en España.

Conrado FernándezCurar es rentable

Durante su turno, el jefe de la Unidad de Aparato Digestivo del madrileño Hospital Universitario Fundación Alcorcón (HUFA), el doctor Conrado Fernández, celebró que los fármacos para el virus de la hepatitis C sean ahora más baratos que hace dos años, una característica que unió a la capacidad curativa que tienen los antivirales de acción directa para “sacar” a un número importante de pacientes del gasto sanitario y farmacéutico.

Según los datos del representante del HUFA, el tratamiento de los primeros 56.000 pacientes que tenían grados de fibrosis hepática F2, F3 y F4 costó en los primeros dos años apenas 1.800 millones de euros, con lo que fue una inversión muy exitosa al registrar 7.000 millones de euros de retorno, en términos de AVAC.

Por otro lado, Conrado Fernández adelantó que probablemente se sepa a principios de 2018 el tipo de cribado más adecuado para la hepatitis C, concretamente durante la celebración del Congreso Nacional de la Asociación Nacional para el Estudio del Hígado (AEEH), que se desarrollará en el mes de febrero.

Adolfo GarcíaLiderazgo y apoyos

El presidente de PLAFHC Madrid, Adolfo García, compartió con los presentes su alegría por estar curado de hepatiis C, al considerarlo el mayor de los estímulos para lograr la oportunidad histórica de acabar con la enfermedad, una tarea colectiva en la que agradeció a la Organización Médica Colegial (OMC) y a los medios de comunicación haber ayudado a mantener vivo el “derecho a ser curado”, cuando la Medicina y los medicamentos lo permiten.

Con 18.000 tratamientos realizados en la Comunidad de Madrid, Adolfo García aseguró que la prioridad en estos momentos es aplicar políticas de prevención para localizar a los pacientes ocultos y evitar que haya nuevas infecciones.

El máximo representante de PLAFHC Madrid afirmó que, en estos momentos, es deseable un liderazgo del Ministerio de Sanidad con nuevas iniciativas, desde Atención Primaria y sin cuellos de botella, una misión de capital importancia en la que también deben cooperar, en su opinión, las comunidades autónomas y el resto de agentes implicados. Todo ello para lograr el 100 por cien de cribado en los CAP de Atención Primaria, al igual que ya es efectivo en la población de las instituciones penitenciarias, los programas de metadona e intercambio de jeringuillas, las clínicas de ETS, parte de los hombres que mantienen sexo con hombres, las personas que contrajeron el virus antes de los años 80 y los pacientes con VIH y sus parejas, además de las infectadas con hepatitis B.

 

GRUPO MEDIASET

Médicos y pacientes urgen un plan de cribado de la hepatitis C que "aflore" a los 100.000 pacientes aún sin diagnosticar

Podría hacerse por grupos de riesgo, edad o de forma universal, y en cualquier caso es más "coste-efectivo" que otros

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE), que agrupa a hepatólogos, médicos de familia y asociaciones de pacientes, ha reclamado al Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas que pongan en marcha un plan nacional para el cribado de la hepatitis C que haga a "aflorar" a los alrededor de 100.000 afectados con el virus que está aún sin diagnosticar.

"Necesitamos un cribado que haga aflorar a todos los casos que aun no se conocen, y es necesario afrontarlo más pronto que tarde", según ha defendido el coordinador de esta organización Javier García-Samaniego, hepatólogo del Hospital Universitario La Paz de Madrid, durante un manifiesto firmado este lunes para reivindicarlo.

Según este experto, España se ha convertido en un referente a nivel mundial desde que hace dos años aprobara el Plan Nacional de la Hepatitis C, ya que está previsto que se cierre el año con más de 90.000 pacientes tratados con los nuevos fármacos de última generación, que consiguen curar el virus en más del 90 por ciento de los casos.

En virtud de esta eficacia los hepatólogos habían calculado que España conseguiría eliminar el virus en 2021, pero para ello recuerdan que el Plan también incluía una estrategia de cribado que "aún está por desarrollar".

De hecho, los estudios epidemiológicos apunta a que la prevalencia de la infección en España sería de entre 190.000 a 210.000 infectados, de los que en torno a un 45 por ciento ya estarían tratados. Y del resto, hay muchos que aún están pendientes de tratar y el grueso que ni siquiera saben que viven con el virus.

"En junio el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud acordó ampliar el tratamiento a cualquier paciente diagnosticado, también F0 y F1, pero las comunidades lo han ido aplicando a diferentes velocidades y las que se incorporaron más tarde incluso les quedan pacientes con F2 por tratar", ha resaltado García-Samaniego.

De hecho, el coordinador de AEHVE avisa de que si no se pone en marcha este cribado en una década España volvería a encontrarse nuevamente con un repunte de casos y un incremento de la prevalencia de la hepatitis C.

"El Ministerio debe ejercer el papel que le corresponde", ha reclamado por su parte el presidente de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C de Madrid, Adolfo García Ortega, que alerta de que "no se puede perder más tiempo y hay que ponerse a trabajar", como ya ha hecho La Rioja, primera comunidad en anunciar que impulsará el cribado del virus "para buscar a esos pacientes que no saben que están enfermos.

DUDAS SOBRE CÓMO HACERLO

En cuanto a los criterios a tener en cuenta para llevar a cabo este cribado, que se puede realizar mediante un análisis de sangre que cuesta apenas 2-3 euros, los hepatólogos aseguran que a primeros de año se presentarán datos de otros países que den más pistas de cuál es la estrategia más adecuada.

Lo que sí tienen claro es que habría que hacerlo a todos los usuarios de drogas inyectables e internos de instituciones penitenciarias, receptores de productos sanguíneos u órganos sólidos anteriores a 1991, pacientes en hemodiálisis y hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

Además, otra opción sería hacerlo por grupos de edad, a toda la población nacida antes del año 1965 o incluso un poco después, ya que "es extraordinariamente raro encontrarse pacientes con menos de 35 años", según García-Samaniego.

E incluso hay datos que apuntan que también sería coste-efectivo hacer un cribado universal, ha añadido el jefe de la Unidad de Aparato Digestivo de la Fundación Hospital de Alcorcón (Madrid), Conrado Fernández, dado el precio tan bajo de los test de diagnóstico.

De hecho, este experto asegura que los 1.800 millones de euros invertidos en tratar a los primeros 50.000 pacientes en España han supuesto un retorno de entre 3.000 y 7.000 millones de euros, por la reducción de mortalidad y complicaciones, y por los años de calidad de vida ganados.

"EL PRECIO DE LOS TRATAMIENTOS YA NO ES UN PROBLEMA"

Además, ha añadido el coordinador de la AEHVE, "el precio de los nuevos tratamientos ha ido bajando y ya no es un problema", ya que cuestan entre 6.500 y 7.000 euros por paciente, "nada que ver con lo que costaba hace dos años".

De igual modo, este experto ha recordado que el coste del cribado sería igualmente más bajo que el de otros programas de cribado ya implantados en España, como el del cáncer de colon.

Para ello, los hepatólogos reclaman una mayor participación de los médicos de familia dado que "sin cribado no hay eliminación y sin Atención Primaria no hay cribado posible".

De hecho, hace unos meses presentaron un documento en el que pedían darles más protagonismo en el diagnóstico y seguimiento de los pacientes, establecer circuitos de coordinación entre Atención Primaria y especializada, crear un Servicio de Atención al Paciente con Hepatitis Viral en la Cartera de Servicios Comunes y establecer tiempos máximos de espera para la atención a los pacientes.

LA VANGUARDIA

Piden un cribado de hepatitis C para que afloren los casos sin diagnosticar

Madrid, 4 dic (EFE).- Pacientes con hepatitis C han instado al Ministerio de Sanidad a poner en marcha un plan de cribado para que afloren los casos de enfermos no diagnosticados, que se estiman en unas 100.000 personas, los cuales puedan ser tratados y así alcanzar el objetivo de erradicar la enfermedad de cara a 2021.

Diez asociaciones de pacientes y la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) han presentado hoy un manifiesto en el que reivindican un protocolo de cribado para el diagnóstico precoz y que el acceso a estas pruebas se realice en los centros de atención primaria.

El coordinador de la AEHVE, Javier García-Samaniego, ha destacado cómo la aprobación, hace más de dos años y medio, de la Estrategia para el Abordaje de la Hepatitis C en España ha situado al país "a la cabeza del mundo" en el tratamiento de la enfermedad y, desde entonces, entorno al 45 % de los pacientes han sido ya tratados.

De hecho, se espera que para finales de 2017, hasta 90.000 enfermos hayan recibido ya tratamiento. "El Plan ha sido una historia de éxito, pero de éxito también se muere", ha advertido García-Samaniego, que ha asegurado que sin cribado no hay eliminación de la enfermedad.

Los estudios epidemiológicos apuntan a una prevalencia de la infección de entre 190.000 y 220.000 personas, de los que entre el 40 y el 45 % ya han sido tratadas (entre 85.000 y 90.000 personas).

Quedarían entre 100.000 y 130.000 enfermos pendientes de ser diagnosticados y tratados, ha indicado el coordinador de AEHVE, que ha apuntado, además, que entre un 35 y un 50 % de la población con hepatitis C no está diagnosticada.

En cuanto al sistema de cribado, está por determinar cuál sería el más efectivo, ya que algunos expertos abogan por incluir a toda la población, dado que el coste de una prueba de determinación serológica de hepatitis C cuesta entre 2 y 3 euros, y otros apuestan por acotarla en función de la edad, debido a que el número de infectados con menos de 35 años está entre el 0,12 y 0,15 %.

Los que sí estarían incluidos en cualquier caso serían los considerados población de riesgo: presos, usuarios de drogas inyectadas y esnifadas, hijos de madres con hepatitis C, hombres que mantienen relaciones sexuales de riesgo con otros hombres, personas que conviven con pacientes de hepatitis C crónica o personas con VIH, hepatitis B o tuberculosis, entre otros.

El doctor Conrado Fernández, jefe de la Unidad de Hepatología de la Fundación Hospital de Alcorcón, ha subrayado que ya hay en el sistema otros programas de cribado más caros que éste, como el de cáncer colorrectal, y ha destacado que los nuevos fármacos contra la hepatitis C permiten la curación de la enfermedad, lo que ahorra costes al Sistema Nacional de Salud (SNS).

García-Samaniego ha señalado que el coste de los fármacos contra la hepatitis C ha descendido mucho en los últimos dos años, y, a día de hoy, el tratamiento cuesta entre 6.500 y 7.000 euros por paciente.

Se trataría de una prueba coste-efectiva para el SNS, según estos expertos, con el objetivo de que la hepatitis C sea una enfermedad "residual" en el horizonte de 2021.

Para Adolfo García Ortega, presidente de la Asociación de Afectado por la Hepatitis C de la Comunidad de Madrid, los datos permiten mirar al futuro con optimismo porque "tenemos la oportunidad histórica de acabar con la enfermedad".

En este objetivo, el papel de los médicos de atención primaria es fundamental, ya que el cribado debe hacerse desde estos centros, en coordinación con los hospitales, tal y como ha subrayado José María Molero, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria. EFE

EL CONFIDENCIAL

Piden un cribado de hepatitis C para que afloren los casos sin diagnosticar

- Pacientes con hepatitis C han instado al Ministerio de Sanidad a poner en marcha un plan de cribado para que afloren los casos de enfermos no diagnosticados, que se estiman en unas 100.000 personas, los cuales puedan ser tratados y así alcanzar el objetivo de erradicar la enfermedad de cara a 2021.

Diez asociaciones de pacientes y la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) han presentado hoy un manifiesto en el que reivindican un protocolo de cribado para el diagnóstico precoz y que el acceso a estas pruebas se realice en los centros de atención primaria.

El coordinador de la AEHVE, Javier García-Samaniego, ha destacado cómo la aprobación, hace más de dos años y medio, de la Estrategia para el Abordaje de la Hepatitis C en España ha situado al país "a la cabeza del mundo" en el tratamiento de la enfermedad y, desde entonces, entorno al 45 % de los pacientes han sido ya tratados.

De hecho, se espera que para finales de 2017, hasta 90.000 enfermos hayan recibido ya tratamiento. "El Plan ha sido una historia de éxito, pero de éxito también se muere", ha advertido García-Samaniego, que ha asegurado que sin cribado no hay eliminación de la enfermedad.

Los estudios epidemiológicos apuntan a una prevalencia de la infección de entre 190.000 y 220.000 personas, de los que entre el 40 y el 45 % ya han sido tratadas (entre 85.000 y 90.000 personas).

Quedarían entre 100.000 y 130.000 enfermos pendientes de ser diagnosticados y tratados, ha indicado el coordinador de AEHVE, que ha apuntado, además, que entre un 35 y un 50 % de la población con hepatitis C no está diagnosticada.

En cuanto al sistema de cribado, está por determinar cuál sería el más efectivo, ya que algunos expertos abogan por incluir a toda la población, dado que el coste de una prueba de determinación serológica de hepatitis C cuesta entre 2 y 3 euros, y otros apuestan por acotarla en función de la edad, debido a que el número de infectados con menos de 35 años está entre el 0,12 y 0,15 %.

Los que sí estarían incluidos en cualquier caso serían los considerados población de riesgo: presos, usuarios de drogas inyectadas y esnifadas, hijos de madres con hepatitis C, hombres que mantienen relaciones sexuales de riesgo con otros hombres, personas que conviven con pacientes de hepatitis C crónica o personas con VIH, hepatitis B o tuberculosis, entre otros.

El doctor Conrado Fernández, jefe de la Unidad de Hepatología de la Fundación Hospital de Alcorcón, ha subrayado que ya hay en el sistema otros programas de cribado más caros que éste, como el de cáncer colorrectal, y ha destacado que los nuevos fármacos contra la hepatitis C permiten la curación de la enfermedad, lo que ahorra costes al Sistema Nacional de Salud (SNS).

García-Samaniego ha señalado que el coste de los fármacos contra la hepatitis C ha descendido mucho en los últimos dos años, y, a día de hoy, el tratamiento cuesta entre 6.500 y 7.000 euros por paciente.

Se trataría de una prueba coste-efectiva para el SNS, según estos expertos, con el objetivo de que la hepatitis C sea una enfermedad "residual" en el horizonte de 2021.

Para Adolfo García Ortega, presidente de la Asociación de Afectado por la Hepatitis C de la Comunidad de Madrid, los datos permiten mirar al futuro con optimismo porque "tenemos la oportunidad histórica de acabar con la enfermedad".

En este objetivo, el papel de los médicos de atención primaria es fundamental, ya que el cribado debe hacerse desde estos centros, en coordinación con los hospitales, tal y como ha subrayado José María Molero, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria. EFE

SERVIMEDIA.ES

Los enfermos de hepatitis C quieren adelantar el plan de cribado para detectar nuevos casos

 Piden no esperar a 2021, año en que deberían estar en tratamiento todos los infectados

Las principales organizaciones de afectados por la hepatitis C denunciaron este lunes que la estrategia del Gobierno para el abordaje de esta enfermedad erra en su planteamiento, por lo que exigen que el plan de cribado para detectar nuevos casos se aplique sin esperar a la fecha fijada para el control total del virus, que los expertos establecen para 2021.

ECODIARIO.ES

Los enfermos de hepatitis c quieren adelantar el plan de cribado para detectar nuevos casos

Las principales organizaciones de afectados por la hepatitis C denunciaron este lunes que la estrategia del Gobierno para el abordaje de esta enfermedad erra en su planteamiento, por lo que exigen que el plan de cribado para detectar nuevos casos se aplique sin esperar a la fecha fijada para el control total del virus, que los expertos establecen para 2021

"Sin cribado no hay eliminación", destacó en una rueda de prensa el hepatólogo Javier García-Samaniego, que coordina la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España. Con este cribado esperan atajar la cantidad de afectados por esta enfermedad y que no han sido diagnosticados, una cifra que podría llegar a las 100.000 personas.

Las plataformas de pacientes y profesionales relacionados con este virus presentaron esta mañana en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) un manifiesto que entregarán al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y en el que, entre otros puntos, reclaman el inicio inmediato de este plan de identificación de infectados.

De hecho, según apuntó el experto, se trata de una prueba "barata y efectiva" con la que tan solo se precisa el análisis de una gota de sangre seca, y que contaría con un coste de entre "dos y tres euros por paciente". No obstante, previamente habría que establecer el segmento de población que habría de someterse a la prueba.

Según los afectados, deberían incluirse usuarios de centros de drogodependencia, diagnosticados de enfermedades de transmisión sexual, hombres con relaciones homosexuales, pacientes con infección crónica por hepatitis B o personas que hayan pasado por cirugía antes de los años 80, entre otros sectores.

"DEBATE CIENTÍFICO"

Sin embargo, los profesionales reconocieron que existe un "debate científico" sobre la cohorte para este cribado, según precisó el doctor García-Samaniego. Y es que se calcula que en España hay entre 190.000 y 200.000 personas afectadas por hepatitis C, de las cuales sólo entre el 50% y el 70% estarían diagnosticadas.

"Es absolutamente fundamental que más pronto que tarde, y sin esperar a 2020, como establece el ministerio, nos pongamos a la obra para acometer este plan de cribado, que no solo tiene que llegar a poblaciones vulnerables sino abordar todo un cribado poblacional", manifestó el coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas.

En el manifiesto, firmado por organizaciones como la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C o la Alianza General de Pacientes, también reclaman reforzar la atención primaria y una "financiación y dotación suficiente", aunque lo principal, según el representante de los afectados por el virus, Adolfo García, es su "derecho a ser curados".

INFOSALUS.COM

Urgen un cribado de la hepatitis C que "aflore" a los 100.000 pacientes aún sin diagnosticar.


unos meses presentaron un documento en el que pedían darles más protagonismo en el diagnóstico y seguimiento de los pacientes, establecer circuitos de coordinación entre Atención Primaria y especializada, crear un Servicio de Atención al Paciente con Hepatitis Viral en la Cartera de Servicios Comunes y establecer tiempos máximos de espera para la atención a los pacientes.